La otra madre gana el derecho a visitar a su hija

La juez reconoce la relación familiar, aunque no hubo ni adopción ni boda, tras la separación de dos lesbianas

Empar y su pareja, ambas profesoras y jugadoras de fútbol sala, tuvieron una relación que duró 11 años. De ellos, nueve vivieron juntas. Después de siete años, decidieron ser madres. Su pareja fue la que se quedó embarazada. La pequeña nació y ellas hicieron ante notario un testamento cada una en favor de la otra y dejaron constancia de que si faltaba la madre biológica, antes de cualquier alternativa, estaba Empar. Al juzgado aportó el vídeo del parto, fotos de la vida en común, de fiestas familiares, de días con amigos. “El primer obstáculo fue que mi ex pareja negó la mayor, negó la relación, la convivencia, lo redujo todo a episódicas relaciones sexuales. Pero no fue eso, fue una vida”.

La relación se rompió hace cuatro años sin que se hubieran casado. “Cuando queríamos hacerlo, la ley aún no se había aprobado. Después, ella tuvo una depresión y decidimos posponerlo”

Lee el reportaje en El País de España!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: